6.6.13

Doble tragedia

Hace un par de días mi amiga Ana Gaspar me llamó para invitarme a asistir a una representación teatral de carácter amateur y académico.  Como a veces he hecho incursiones en ese terreno, me sentí motivado a aceptar la invitación.
Ayer por la tarde, en el I.E.S. Salvador Rueda de Málaga representaron Macbeth, bajo la dirección del profesor Pedro Olalla.  El nivel de la puesta en escena es mucho más que bueno.  Una estructura impresionante en la que se combinan agua (un estanque de hecho), madera y fuego transmite al texto una profundidad extra, que subraya los versos, recitados esporádicamente en inglés con acento escocés.  El sonido de las gotas al caer de las ropas empapadas de Lady Macbeth impresiona al espectador tanto como las palabras del Shakespeare.  La dirección artística también es encomiable: dos profesores y un nutrido grupo de alumnos y alumnas conforman un gran elenco que ha sabido hacer llegar "el sonido y la furia" de los que habla el protagonista, mediante canciones corales y movimientos sincronizados.  Y todo aderezado con la presencia de una gran búho real vivito y aleteando, que ha servido de atrezzo inquietante y mágico.  En resumen, un espectáculo digno de los teatros y circuitos más exigentes, tan cercano a lo profesional que a ratos costaba percibir el amateurismo.
Una vez acabada la representación, he empezado a pensar y, al hacerlo, he vislumbrado la tragedia de esta tragedia.  Una obra de esta calidad ha sido montada de manera altruista y, a pesar de que algunos centros han pasado a verla en esta semana y la anterior, no ha tenido la repercusión que se merece.  Mientras la educación pública es vapuleada por doquier, los centros públicos ofrecen calidad (en ocasiones como esta, gran calidad) a cambio de nada e incluso pagando con tiempo y dinero.  Ante el ataque a nuestro trabajo, respondemos con más trabajo y mejor.  Tal parece ser el sino trágico del educador público: dar muchísimo a cambio de poquísimo, mostrar a las generaciones futuras que el éxito personal y colectivo no se consigue cuando llueven los premios, las remuneraciones ni las alabanzas, sino cuando se hace con pasión y seriedad lo que se quiere hacer.  No obstante, por si las fuerzas flaquean, aquí va mi enhorabuena al grupo de personas que han levantado este Macbeth.

El atrezzo real.

8 comentarios:

Flor Aranda dijo...

MUCHAS GRACIAS en grande por este artículo y por esa maravillosa conclusión final, tiene toda la razón del mundo, y sí, sabemos que nuestro público ve una obra de mucho por muy poco, e incluso que este no debería ser nuestro público, pues la obra debería representarse profesionalmente, pero no nos importa ofrecer esta calidad, porque ya que se hace una cosa, se hace bien, y al final el aplauso, tanto de un niño como de un señor mayor experto en Shakespeare, te lo llevas.

Con respecto al buho, era hembra, y era muy tranquila pero a la vez arisca.

Muchísimas gracias por tu entrada, los actores de Macbeth la hemos leido y nos ha encantado y motivoado para montar otra escena MEJOR el año que viene, esperamos verle allí.

Saludos de una de las tres Brujas.

PD: http://puu.sh/39JHN.jpg (es un link totalmente seguro)

Víctor Miralles dijo...

Créame cuando le digo lo agradecido que le estamos no solo yo, sino el resto de personas partícipes en este proyecto, tanto desde dentro de la escena (actores) como desde fuera (staff).

Tras nueve meses de trabajo, las personas que tanto se han esforzado disfrutan con el más simple aplauso de un niño, con el más mínimo y básico comentario, con el menor gesto de estremecimiento ante algo ocurrido en el cuadrilátero de MacBeth. Y por supuesto, disfrutan al leer muestras de satisfacción como esta.

Su gratitud se ve respondida con la nuestra, porque personalmente no podía dejar escapar la oportunidad de hacerle llegar un sentimiento que es correspondido por los demás compañeros en forma de comentario.

En junio de 2014 le esperaremos nuevamente y con gusto en el IES Salvador Rueda, volviendo a poner en escena toda la ilusión del mundo en la siguiente obra. Ilusión que se renueva año a año gracias a público como usted.

Tras la pantalla de su ordenador le envía un cordial saludo alguien que no participó en la escena, pero sí trató de ponerlo todo en sus tareas.

Nuevamente, gracias.

Ángel Montilla dijo...

Muchas gracias a todos vosotros por hacernos pasar un rato inolvidable. Mis incursiones como director y autor han sido ínfimas y tímidas. De ahí que aprecie aun más si cabe lo que habéis hecho.
http://montecoronado.blogspot.com.es/2012/05/micro.html
http://montecoronado.blogspot.com.es/2008/10/la-razn-de-la-sinrazn.html
http://montecoronado.blogspot.com.es/2009/10/el-circulo-verde.html
En esta última obra use a tres brujas tomadas precisamente de Macbeth, aunque el resultado y la intención fueron totalmente distintos.
Y gracias también por la foto con la búha.

Anónimo dijo...

me parece muy buena esa reflexión...a la vez que necesaria ahora mas que nunca.os felicito y sin haber visto vuestra obra..estoy un poco lejos(avila)a la vez tan cerca de vuestro trabajo.....

Anónimo dijo...

Soy un seguidor habitual de Monte Coronado y quería decir que me encuentro a 30 km del castillo de Glamis. No soy ningún experto en Shakespeare pero sé que Macbeth es una obra compleja y, aunque no he tenido oportunidad de ver vuestro montaje, me consta el rigor de Ángel, por lo quería daros la enhorabuena. También a todos los que hacéis que la educación pública sea de calidad.
Nada más, simplemente quería que supierais que la repercusión de vuestro trabajo ha llegado hasta el bosque de Birnham, hasta Dunsinane.
Saludos
José Luis Rodríguez

Pedro Olalla dijo...

Gracias en nombre de todos los que han participado en este viaje hacia los pantanos de Invernéss. Tus palabras nos devuelven la confianza y nos permiten continuar explorando territorios inhóspitos con la seguridad de que hay miradas que sabrán apreciar el esfuerzo del trabajo bien hecho. Pero nuestro castillo de Dunsinei, el Edificio Negro, no valora este esfuerzo dentro de nuestro proyecto Escuela Espacio de Paz al considerar que es una obra inapropiada para ello y que no fomenta la convivencia. Algo tuvo Shakespeare de lo que ellos carecen: cultura e inteligencia. ¿Pretenderán que montemos Blancanieves y los 7 enanitos, o El Libro Gordo de Pepete o Los Mundos de Yupi (donde sin duda ellos están cómodamente instalados)? La obra cumbre del teatro de todos los tiempos, donde el genio inglés critica sin piedad la tiranía del poder absoluto y alienta la revolución de los pueblos para liberarse de ese yugo, la consideran inapropiada dentro de este proyecto. Si esto se hiciera público sería titular en los periódicos de alcance nacional y nuestra ahora inculta Delegación tildada de inútil y obsoleta. Que nuesto negro Dunsinane particular se pudre ya lo sabíamos pero que la incuria, el analfabetismo o la estupidez se habían apaderado de él nos deja asombrados, de nuevo luchando en el lodo de Invernéss contra el fanatismo de la mediocridad. No solo Macbeth tenía su cerebro averiado...Ángel, amigo, ayúdanos desde tu bosque de Birnam...

Nieves y Héctor dijo...

Querido Pedro, consideramos oportuno como responsables provinciales de la Red Andaluza "Escuela: Espacio de Paz", matizar tu entrada en este blog, ya que creemos que es injusta. Sí valoramos el esfuerzo que hacéis año tras año en montajes teatrales espectaculares en fondo y forma, de hecho han sido varios los años en los que hemos tenido la oportunidad de asistir y verlas directamente. Este año no pudimos, pero a ella acudió nuestro jefe de servicio David Márquez, jefe de Ordenación Educativa, servicio al que nosotros estamos adscritos directamente, también a él asistieron compañeros de nuestro servicio como Ana Cobos, coordinadora del equipo técnico provincial de orientación educativa y profesional y Trinidad Diéguez, responsable de interculturalidad, además de varios inspectores. Todos ellos disfrutaron y somos testigos de sus comentarios positivos, que sabemos que te hicieron llegar personalmente. Por todo ello no entendemos el tono de tu comentario, pero que igualmente respetamos. Un saludo Nieves García y Héctor Sánchez.

Ángel Montilla dijo...

Y aquí está, un año después, la reseña de Marat-Sade: http://www.montecoronado.es/2014/06/03/doble-conmoci%C3%B3n/