24.3.08

Anécdota sobre los límites de la credulidad

Una compañera de trabajo me ha contado que unas amigas suyas vieron en un festival de la Diputación este corto http://es.youtube.com/watch?v=cdC7w3oKbK8 . La compañera les comentó que el actor protagonista era el hermano de su jefe (yo) [http://monticruz.blogspot.com/]. Una de ellas aseguraba que no podía ser, porque a aquel muchacho lo conocía de su trabajo como asistenta social y que le sonaba la cara de ir a pedir ayudas y que era una especie de politoxicómano. Mi compañera le aseguraba que no, que era un actor con cinco años de estudios universitarios, y que si le sonaba la cara era porque era ella la que había estado enganchada a Arrayán una temporada. No obstante, la otra no daba su brazo a torcer y así siguieron, al parecer, un buen rato. Moraleja 1: mi hermano es un gran actor. Moraleja 2: La credulidad del público es infinita.

Me roban las banderas

En un chiringuito de la playa de Torremolinos ondeaba un trapo en el que se leía: "Me roban las banderas". Magnífico título para una novela o un libro de poemas.

23.3.08

Ganarse el sueldo

En esta entrevista lo más interesante no es lo que cuenta Philip Roth (autor recomendable por otra parte), sino el esfuerzo que tiene que hacer el periodista para sacarle las respuestas. Casi se puede tocar el sudor.
http://www.elpais.com/articulo/portada/pantallas/nos/han/derrotado/elpepusoceps/20080323elpepspor_6/Tes

Nueva reflexión sobre el caos

Los que hayan visitado ciudades como El Cairo, Benarés (puede que ahí se desarrolle el vídeo) o similares se habrán hecho la misma pregunta: ¿es el caos un cosmos que no entendemos?

20.3.08

Los futuros

En enero de 2007 oí decir a la dependienta de una frutería: "Hay que luchar por el futuro de mañana, porque el futuro de hoy ya lo sabemos".
¿Habría leído aquella mujer el cuento de Borges titulado "El jardín de senderos que se bifurcan", en el que hay infinitos futuros para un presente dado?

Reflexión vacacional

En el siglo VI d.C. había un instrumento de tortura que consistía en tres palos (tripalium) a los que se ataba al reo para que fuera azotado con mayor comodidad (para el azotador). De ahí derivó un verbo, tripaliare, y luego el sustantivo trebajo con el sentido de esfuerzo o sacrificio. Este camino se recorrió también en francés. El inglés adoptó parcialmente la palabra para designar el viaje (travel) cansador. Esto es fácil de entender si se comete el error de viajar cuando no se está trabajando, sufriendo colas de facturación y autoservicios, atascos, diarreas, vuelos retrasados, maletas que nunca salen por la cinta...

Poema recuperado

CATÁSTROFE FELIZ

Viva la muerte
Quise decir la única
Forzosa solidaridad.

(de La dulce faena)

16.3.08

9.3.08

Amenofis III por sevillana

Los que hemos sido picados por el escorpión de la egiptomanía estamos muy contentos con esta noticia:
http://www.elmundo.es/magazine/2003/192/1054317277.html
También pueden entrar aquí los fanáticos de Tut-Ank-Amón o Ramsés: http://www.egiptologia.com/

4.3.08

Sobre Superman


1.- Hay como una especie de mensaje simbólico en el hecho de que el hombre que volaba sobre (super) los hombres, que era casi un pájaro, se cayera de un caballo y se convirtiera en un vegetal.
2.- Fue mucho más impresionante ver cómo daba un ínfimo paso en una piscina después de meses de rehabilitación, que verlo volar hacia el polo norte con la novia en el regazo.

De la risa

—Maestro, háblanos de la risa.
—La risa es la gimnasia del sabio.

De los poetas

—Maestro, háblanos de los poetas.
—Qué bien le iría al mundo si los oyéramos más y los divinizáramos menos.

2.3.08

Comentario a una foto de Robert Graves

Observen el explorador de carpetas, la base de datos, el buscador y el corrector de Word y pdf que usaba el escritor inglés. El concepto de caos es siempre relativo. Sin comentarios.

Don Quijote y la lectura

Siempre he pensado que el Quijote ha sido un libro muy perjudicial para la lectura en España. Ha promovido en el inconsciente colectivo la idea de que leer provoca (o puede provocar) la locura. Poco importa que Cervantes sólo estuviera atacando a un tipo de libros; menos aún, los elogios universales, casi metafísicos, que han derrochado sesudos escritores, pintores, músicos y filósofos del mundo entero. Al final, lo que ha quedado es aquello de: “No leas tanto, que te vas a volver loco como don Quijote”.