31.1.09

Los abuelos y los medios de comunicación de masas

Hace un par de días, explicando el contexto de la literatura del siglo XX, salió el tema de las nuevas máquinas que sorprendieron a nuestros abuelos. Mi madre (influencia Luquiana) cuenta que alguien decía:
--Quita la radio de la mesa, que ese hombre se va a comer el pan.
Otra anécdota al respecto, también de mi madre es aquella del hombre que estaba muy triste y acongojado:
--Yo no voy a tener dinero para comprar todo lo que dicen los anuncios.
Una alumna me aportó otra del mismo jaez. Al parecer su bisabuelo, allá en Argentina decía que apagaran la radio, que luego podrían seguir escuchando a ese hombre cuando quisieran, pues según él se trataba de una grabación o algo parecido, que se detenía o ponía en marcha al gusto del oyente.
Pues bien, hete aquí que estos pobres abuelos y bisabuelos llevaban más o menos razón.
Vale que el hombre de la radio no se va a comer el pan, pero sí te va a incitar para que no lo comas, presentándote productos novedosos que no engordan y que favorecen el tránsito intestinal (eufemismo maravilloso).
La pesadumbre del que no podía comprar todo lo que se anunciaba hoy día está suficientemente contrastada. Los jóvenes, los viejos y los maduritos se lamentan día sí día no porque no pueden comprarse tal coche, tal pasta para pegar las encías o tales zapatillas victoriosas (Niké).
El bisabuelo de mi alumna no era un ser pre-tecnológico, sino un post-tecnológico, visionario del mp3 y de los podcasts.
Moraleja: otros tiempos vendrán, que sabio me harán.

Otra joya del amigo Lucas

Pasen, lean y disfruten:
http://blogs.diariosur.es/aarhus-dinamarca/2009/1/30/la-enciclopedia-mi-madre

29.1.09

Mis padres contando batallitas en la red

¿Quién nos lo iba a decir?
http://www.archivodelaexperiencia.es/testimonios/detail.php?id=1341436

http://www.archivodelaexperiencia.es/testimonios/detail.php?id=1341447


Sobre la juventud

Interesante artículo/reportaje sobre este famosísimo tema. El autor de este blog está totalmente de acuerdo en todo lo que se dice. Es más, hace años acuñó la expresión "ampliación uterina" para describir este fenómeno:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/infancia/corta/adolescencia/larga/elpepisoc/20090129elpepisoc_1/Tes

23.1.09

Maravillosa noticia farandulero-familiar

La historia de un piojo llamado Matías, ya reseñada en este blog, está nominada a los premios Max 09 en la categoría de mejor espectáculo infantil. Enhorabuena a los participantes, en especial a Juanjo y Susana. Entren en http://www.elespejonegro.com/max.html.

14.1.09

Poema no inédito

ANTIPOÉTICA



Al poeta y al barbero

les resulta peligroso,

arduo e incluso vanidoso

cortarse bien el pelo.


de Mültiplos de uno

13.1.09

Zoquete y castigo

He aquí otro artículo más sobre el temita de marras. Javier Cercas propone un enfoque novedoso: ¿qué estamos dispuestos a hacer para acabar con la violencia escolar?
http://www.elpais.com/articulo/portada/cara/pared/elpepusoceps/20090111elpepspor_3/Tes

8.1.09

Literatura e Internet

No sé si es porque me he tirado parte de las vacaciones haciendo estanterías para colocar libros y más libros, pero cada vez me interesa más el tema (que ya traté antes) de la relación de la literatura con la tecnología. No ya con la televisión ni con los móviles, sino con Internet. Esta página http://www.conoceralautor.com/0/0_1.asp es una especie de canal para que los autores hablen de sus cosas y de sus libros de manera reposada y monográfica.

Juventud y lectura

Aunque discrepo con alguna de las opiniones que vierten algunos de los opinantes, aquí está este interesante artículo sobre el traído y llevado tema de los jóvenes y la literatura:
http://www.elpais.com/articulo/narrativa/conquista/lectores/perdidos/elpepuculbab/20090103elpbabnar_4/Tes

3.1.09

Poema

GRANDEZA DIGITAL


La gloria de los dedos;

el momento inicial

del tacto que pintara

Bounarrotti por los sixtinos techos;

tocar el cielo;

los pellizcos a musas que dormitan

en las cuerdas de liras y guitarras;

el pulgar invertido de los césares;

la yema espeleóloga

que se adentra en las fosas

orgánicas, nasales;

el uso acusador

que hacemos con el índice;

la supuesta elegancia que transmiten

los meñiques que esquivan

el asa de las tazas del té de las señoras;

el recto corazón sodomizante

y el dígito final que pulsará

el botón que nos mande al otro barrio,

llámese crematorio o apocalipsis.


de Múltiplos de uno