28.4.13

La cama de Procusto


Este es el extraño título de un libro de Nicholas Nassim Taleb, de quien ya he hablado elogiosamente en otras ocasiones.  Dicen los mitólogos que Procusto era un posadero malvado y perverso que invitaba a la gente a dormir en una cama.  Cuando el invitado estaba tumbado, lo ataba y miraba si la cama le venía grande o pequeña.  Si sobraba cuerpo, cortaba cabezas o pies.  Si faltaba, estiraba torturando hasta que encajaba a la perfección.  Teseo desmontó semejante negocio sádico haciendo probar a Procusto su propia medicina.

Este mito se usa para dar nombre a cualquier operación que tenga como objetivo forzar los datos para que encajen con las ideas preconcebidas.  Taleb ha recogido en este libro una colección de aforismos que giran en torno a varios temas, entre ellos la deformación de la realidad que provocan las teorías y las ideas preconcebidas.  Se coloca, pues, en el bando del empirismo, de los que aceptan la realidad tal cual es, sin distorsionarla con a prioris tajantes o castrantes.  En este sentido también se acerca un tanto al zen, que busca centrarse en el presente y en la realidad tal cual es, sea esta una rana que salta en un estanque o lo que sea.

Me pregunto cuántas veces habré (¿habremos?) querido y forzado que una mosca fuera un cisne o una derrota, una victoria (y viceversa).

Aquí van algunos aforismos tomados al azar y traducidos como buenamente he podido:

- "Cuando tengas un conflicto entre dos opciones, no escojas ninguna".

- "A las naciones-estado les gustan las guerras; a las ciudades-estado les gusta el comercio; a las familias, la estabilidad y a los individuos les gusta el entretenimiento".

- "El racionalista imagina una sociedad libre de imbéciles: el empirista, una sociedad a prueba de e imbéciles o, incluso mejor, a prueba de racionalistas".

- "Todos están de acuerdo en que la habilidad para jugar al ajedrez solo sirve para jugar al ajedrez, pero no lo están en que la preparación académica (casi) solo prepara para ella misma".

- "Los juegos fueron creados para dar a los que no son héroes la ilusión de ganar".

- "Los antiguos sabían muy bien que la única manera de entender los sucesos es causarlos".

- "Para llegar a ser un filósofo empieza por andar muy lentamente".

- "Una amenaza verbal es el certificado de impotencia más auténtico".

- "El amor sin sacrificio es como un robo".

- "Nunca se debe explicar un aforismo.  Como la poesía, es algo que el lector tiene que comprender por sí mismo."

2 comentarios:

colchones baratos dijo...

Me ha gustado mucho leerte. Enhorabuena por el blog.

Pepa Serra dijo...

Me quedo con esta "Los juegos fueron creados para dar a los que no son héroes la ilusión de ganar". Me ha encantado! Es perfecta para levantarse de los colchones de muelles con ganas de comerte el mundo!